Qoyllur Rit’i es un festival religioso que se lleva a cabo anualmente en honor al Señor de Qoyllur Rit’i (en español: Señor de Qoyllur Rit’i) en el Valle de Sinakara en la Región Cusco de Perú. Según las tradiciones locales, la celebración se originó en 1780, cuando un joven pastor nativo llamado Mariano Mayta se hizo amigo de un niño mestizo, llamado Manuel en el monte Colquepunku. Gracias a Manuel, el rebaño de Mariano prosperó por lo que su padre lo envió a comprar ropa para los dos niños en Cusco. Mariano tomó una muestra de la ropa de Manuel, pero no pudo encontrar nada similar porque ese tipo de tela solo la usaba el arzobispo. Este último envió una fiesta a investigar, pero cuando intentaron agarrar a Manuel, éste se convirtió en un arbusto con una imagen de Cristo colgando de él. Pensando que habían hecho daño a su amigo, Mariano murió en el acto y fue enterrado bajo una roca. Una imagen de Cristo pintada sobre esta roca se conoció como el Señor de Qoyllur Rit’i, que significa Señor de la Nieve Estrella.

El festival Qoyllur Rit’i atrae a un gran número de campesinos de las regiones circundantes divididos en dos mitades. Paucartambo agrupa a los quechuas de las regiones agrícolas al noroeste del santuario, mientras que Quispicanchi incluye a los aymaras de las regiones pastorales al sureste. Ambas mitades hacen una peregrinación anual a la fiesta trayendo grandes comparsas de bailarines y músicos en cuatro estilos principales: ch’unchu, qolla, ukuku y machula. Además de los peregrinos campesinos, los asistentes incluyen peruanos de clase media y turistas extranjeros. El festival tiene lugar a finales de mayo o principios de junio, una semana antes de la fiesta cristiana de Corpus Christi. Consiste en una serie de procesiones y bailes en y alrededor del santuario del Señor de Qoyllur Rit’i. El evento principal lo llevan a cabo ukukus que escalan glaciares sobre el monte Colquepunku para traer cruces y bloques de hielo que se dice que son medicinales.

¿Cuándo es?

Qoyllur Rit’i generalmente se lleva a cabo a fines de mayo o principios de junio, coincidiendo con la luna llena, y cae aproximadamente una semana antes de Corpus Christi.

¿Dónde está?

Desde la década de 1920, han venido peregrinos de todo el mundo y del Perú para ascender 5200 m (17000 pies) hasta el monte Sinakara, donde se encuentra el famoso santuario. Luego, se necesita otra caminata de 6 horas para llegar al Apu de Ausangate para presentar sus respetos a Cristo, quien está pintado en el costado del santuario.

La importancia del Qoyllur Rit’i

Cuenta la historia que un niño de la localidad llamado Mariano, mientras cuidaba el rebaño de alpacas de su padre, conoció a un niño llamado Manuel de tez muy clara. Manuel empezó a darle comida a Mariano y los dos chicos se hicieron muy buenos amigos. Luego Manuel le preguntó a Mariano si podía hacerle un juego de ropa nueva con la misma tela. Mariano viajó a Cusco y descubrió que la tela solo la usaba el obispo, quien luego se interesó en cómo un campesino entraba en esta refinada pieza de tela. El obispo siguió a Mariano de regreso a su pueblo y ascendió a la montaña para encontrar a Manuel vestido de blanco y brillando con una luz brillante. El obispo luego extendió la mano para tocar al niño, se transformó en un * tayanka *arbusto con una representación de la crucifixión de Cristo colgando de él. Mariano cayó muerto en el acto pensando que su amigo resultó herido, y ahora está enterrado en el mismo lugar donde apareció Manuel.

El árbol tayanka fue enviado a España por orden del rey Carlos III y la población local protestó hasta que se hizo una réplica, ahora conocida como Lord Tayankani. Los indígenas comenzaron a llegar a esta roca todos los años y crearon un santuario para el niño y las autoridades religiosas ordenaron que se pintara sobre la roca una pintura de la imagen de la crucifixión de Cristo. Esto ahora se conoce como Lord Qoyllur Rit’i.

En estos días, la peregrinación de Qoyllur Rit’i tiene lugar en el Ausangate cada año, con el santuario ubicado en la base del Monte Sinakara, rodeado de montañas cubiertas de nieve y glaciares. Las Diez Naciones, o hermandades, que pertenecen a las áreas circundantes asisten al evento y misas, batallas simuladas y una ascensión al Monte Sinakara comprenden coloridas festividades.

Este festival también coincide con el surgimiento de la constelación de las Pléyades en el hemisferio sur, trayendo consigo el inicio de la temporada de cosecha.

¿Qué esperar durante el festival?

Este festival atrae alrededor de 100.000 visitantes al año de todo el mundo. Hay procesiones y bailes masivos que crean una atmósfera muy auténtica que no se parece a ningún otro lugar del mundo. Las procesiones se dividen en grupos formados por bailarines, cristianos que portan las cruces y estatuas de Cristo, peregrinos / devotos que les siguen, y muchos más. El último día, se lleva a cabo la ceremonia de «Saludo al Sol», donde los peregrinos esperan que el sol se encuentre con las cimas de la Cordillera de los Andes con su primera luz.

El Festival Qoyllur Rit’i es una de las experiencias más emocionantes que puede tener mientras visita Cusco. Es muy exclusivo de la cultura peruana y es una manera maravillosa de ver cómo los lugareños han combinado las creencias indígenas y cristianas.

El festival está organizado por la Hermandad del Señor de Qoyllur Rit’i (español: Hermandad del Señor de Qoyllur Rit’i), una organización laica que también se encarga de mantener el orden durante la fiesta. Los preparativos comienzan en la fiesta de la Ascensión cuando el Señor de Qoyllur Rit’i es llevado en procesión desde su capilla en Mawallani hasta su santuario en Sinakara. El primer miércoles después de Pentecostés, una segunda procesión lleva una estatua de Nuestra Señora de Fátima desde el santuario de Sinakara a una gruta cuesta arriba. La mayoría de los peregrinos llegan antes del Domingo de la Trinidad. cuando el Santísimo Sacramento se lleva en procesión por el santuario; al día siguiente, el Señor de Qoyllur Rit’i es llevado en procesión a la gruta de la Virgen y de regreso. En la noche de este segundo día, los grupos de danza se turnan para actuar en el santuario. Al amanecer del tercer día, los ukukus agrupados por mitades escalan los glaciares en el monte Colquepunku para recuperar cruces colocadas en la parte superior, también traen bloques de hielo, que se cree que tienen cualidades medicinales.  Emprenden esto porque se les considera los únicos capaces de lidiar con los condenados, que se dice que habitan los campos de nieve. Según la tradición oral,ukukus de diferentes mitades solían participar en batallas rituales en los glaciares, pero esta práctica fue prohibida por la Iglesia Católica. Después de una misa celebrada más tarde este día, la mayoría de los peregrinos abandonan el santuario a excepción de un grupo que lleva al Señor de Qoyllur Rit’i en procesión a Tayankani antes de llevarlo de regreso a Mawallani.

Una breve historia de Qoyllur Rit’i

Qoyllur Rit’i es el festival pagano-cristiano más grande del Perú, que entrelaza las dos culturas religiosas. Tradicionalmente, durante el festival, los peregrinos suben a la cima del Monte Sinakara vistiendo trajes coloridos, portando banderas y cruces y tocando instrumentos musicales.

El viaje cubre alrededor de 30 kilómetros en el espacio y el pico glaciar alcanza más de 3 kilómetros de altura. Durante el festival, los peregrinos se detienen en una pequeña iglesia donde colocan dibujos y figurillas.

Los Ukukus, individuos que visten túnicas y máscaras de alpaca peluda, viajan a la cima de la montaña por la noche, cortan grandes trozos de hielo y llevan el hielo hacia abajo. Esta práctica ha sido prohibida en los últimos años. 

Algunos creen que el acto de cargar el hielo es una penitencia por sus pecados; otros piensan que el agua de deshielo del hielo posee propiedades medicinales y puede curar dolencias.

Al completar este ritual, los peregrinos creen que los apus, los espíritus de las montañas, otorgarán bendiciones y cumplirán aspiraciones.

Danzas

El festival Qoyllur Rit’i reúne a más de 10,000 peregrinos anualmente, la mayoría de ellos de comunidades rurales en regiones cercanas.

Los campesinos asistentes se agrupan en dos mitades: Paucartambo, que incluye comunidades ubicadas al noroeste del santuario en las provincias de Cusco, Calca, Paucartambo y Urubamba; y Quispicanchis, que engloba a los situados al sureste de las provincias de Acomayo, Canas, Canchis y Quispicanchi. Esta división geográfica también refleja distinciones sociales y económicas ya que Paucartambo es una región agrícola habitada por quechuas mientras que Quispicanchis está poblada por aymaras dedicados a la cría de animales. Las comunidades campesinas de ambas mitades realizan una peregrinación anual al festival Qoyllur Rit’i, cada una llevando una pequeña imagen de Cristo al santuario. Estas delegaciones incluyen una gran compañía de bailarines y músicos vestidos con cuatro estilos principales.

Ch’unchu

Con tocados de plumas y un bastón de madera, los ch’unchus representan a los habitantes indígenas de la selva amazónica, al norte del santuario.Hay varios tipos de bailarines de ch’unchu, el más común es el wayri ch’unchu, que comprende hasta el 70% de todos los bailarines de Qoyllur Rit’i.

Qolla

Vestidos con una máscara de punto, un gorro, un cabestrillo tejido y una piel de llama, las qollas representan a los habitantes aymaras del Altiplano, al sur del santuario. La qolla se considera un estilo de danza mestizo, mientras que el ch’unchu se considera indígena.

Ukuku

Vestidos con un abrigo oscuro y una máscara de lana, los ukukus representan el papel de los embaucadores; hablan con voz aguda, hacen bromas y mantienen el orden entre los peregrinos. En la mitología quechua, los ukukus son descendientes de una mujer y un oso, temidos por todos por su fuerza sobrenatural. En estas historias, el ukuku se redime derrotando a un condenado, un alma maldita, y convirtiéndose en un granjero ejemplar.

Machula

Con una máscara, una jorobada, un abrigo largo y un bastón, las machulas representan a los ñaupa machus, los primeros habitantes míticos de los Andes. De manera similar a los ukukus, desempeñan un papel ambivalente en el festival, siendo personajes cómicos y policiales.

Qoyllur Rit’i también atrae a visitantes de fuera de las mitades de Paucartambo y Quispicanchis. Desde la década de 1970, un número creciente de peruanos de clase media emprende la peregrinación, algunos de ellos en una fecha diferente a los peregrinos más tradicionales. También ha habido un rápido crecimiento en el número de turistas norteamericanos y europeos, atraídos por el carácter indígena del festival.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies